La Fuente de Agua Viva

 

En busca del agua viva

Dia 3: el martes, semana 1

 

Lea Juan 4:5-15, 20-24

Considere el encuentro entre Jesús y la samaritana que sacaba agua del pozo (Juan 4:14). Al principio, ella quedó impresionada con que Jesús le haya pedido algo de beber, ya que culturalmente los judíos y los samaritanos no se hablaban entre sí. Las siguientes palabras de Jesús la sorprendieron aún más. «Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, tú misma me pedirías a mí. Y yo te daría agua Viva» (Juan 4:10). Para la samaritana, las palabras de Jesús sugerían que el agua que le daría acabaría con su necesidad diaria de ir al pozo del pueblo. Ella aprendió pronto que este no era el caso. Lo que sigue puede describirse como un diálogo teológico acerca del lugar correcto de adoración: El monte Gerizim, el lugar de adoración de la samaritana, o, para los judíos el templo de Jerusalén. En juego se encuentra una pregunta de identidad: ¿Cuál lugar de adoración les permite estar en una relación buena con Dios?



 

Photo bibleencyclopedia.com

 

Reflexión

Lea Juan 4:5-15, 20-24, lentamente

  • ¿Cuál es mi mejor lugar de adoración?
  • ¿Cómo y cuándo adoro a Dios?
  • “El agua viva”: ¿cómo accedo a esta promesa de Dios?
 

Oración

Isaías 12: 1a, 2b, 3

Y dirás aquel día;
Te doy gracias, Yavé…
Pues Yavé es mi fuerza y mi canción,
Él es mi salvación.
Y Ustedes sacarán agua con alegría
de las vertientes de salvación.

¡Denle las gracias a Yavé, aviven su nombre!
Publiquen entre los pueblos sus hazañas.
Repitan que su nombre es sublime.

Mi oración personal

© 2015. Tous droits réservés à la Congrégation de Notre-Dame.
Les images et le texte présentés dans ces pages ne peuvent être reproduits sans l'autorisation de leur auteur.