Mapa
del retiro

¡Un año con Santa
MARGUERITE BOURGEOYS!

por Louise Finn, CND

 

Finalmente a principios de noviembre, Marguerite Bourgeoys y los demás colonos dejaron Quebec y navegaron el San Lorenzo hasta Ville-Marie, un viaje de aproximadamente dos semanas a través del desolado e invernal valle. Sin embargo, ver su estacada y las miserables casas debió haber sido una fuente de gran alegría, o por lo menos alivio, ya que este era su nuevo hogar. Junto con varias otras personas, ella se instaló en la Casa del Gobernador – no era una residencia privada, sino que un edificio público, que servía para muchos usos.

Gradualmente sus días se llenaron más y más. Sin embargo al no haber muchos niños en la colonia para abrir una escuela, ¿qué haría Marguerite todo el día?

Cualquier madre se reiría de esta pregunta, y Marguerite era verdaderamente la Madre de Ville-Marie. Aparte de ser la catequista, sacristana, liturgista y directora del coro del pueblo, sin lugar a dudas servía de tutora, niñera, consejera matrimonial, psicóloga, ayudante de hospital, costurera, nutricionista, enfermera practicante, líder de los cantos y árbitro de turno, la persona a quien acudir, 24/7.

Presentado por:
Congrégation de Notre-Dame
www.cnd-m.org