Mapa
del retiro

¡Un año con Santa
MARGUERITE BOURGEOYS!

por Louise Finn, CND

 

Sin duda Marguerite Bourgeoys rezaba a menudo el «Padre Nuestro», la oración que Jesús nos enseñó. Durante siglos hombres y mujeres santos han pasado la vida tratando de llevar a cabo la tercera petición, principalmente, haciendo la voluntad de Dios en cada circunstancia de sus vidas. Sin embargo, quizás Marguerite tenía otra visión de la «voluntad de Dios».

Ella creció como la hija de en medio de trece niños, con padres amorosos y sensibles, indudablemente ella sabía que tanto su padre como su madre tenían grandes esperanzas – el sueño amoroso de un padre – para cada uno de ellos. Su madre murió cuando Marguerite tenía dieciocho años (y su padre muere cuando ella tenía 31), de manera que quizás ella se dirigía más y más hacia María como su Madre y a Dios como su Padre, preguntándoles «¿Cuál es tu sueño para mí? Por favor permíteme conocer este sueño para que pueda vivirlo».

Presentado por:
Congrégation de Notre-Dame
www.cnd-m.org