Sitio web
principal

¡Un año con Santa
MARGUERITE BOURGEOYS!

por Louise Finn, CND

 

¡Hola a todos!

Bienvenidos a este retiro en línea. Espero que sea una experiencia tan agradable y útil para usted como lo fue para mí escribirlo.

No cabe duda que Dios sabe cómo trabajar por medio de nuestros días, deseos y encuentros ordinarios para movernos a lugares que nos ayudan a crecer. Así que, los tropiezos en este sitio podrían ser también el comienzo de una fase nueva en su vida — ¿quién sabe?

Como verá, Marguerite mostró con su vida que ella amaba a las personas y ¡todavía ella las ama! Y, ¿nos ama Dios también? ¡Esto es pan comido! Coloca el amor que alguna vez has tenido por todas las personas que tú has amado en una gran pila y esta será como una miga, una pluma, una pequeña gota comparada con el amor que Dios tiene por usted, tal como es ahora — ¡«con todos sus defectos»!

Yo he sido miembro de la congregación de Marguerite desde que hice mi profesión en 1949. (Sí, «aquí estoy»).

Hace algunos años escribí un retiro con Marguerite en forma de libro, pero ahora parece mejor publicarlo en línea — para las personas como usted. He tratado de hacerlo sencillo y directo — mucho más corto que algunos otros excelentes retiros también disponibles en línea. Yo espero que pueda llegar a conocer — ¡realmente conocer! — a una mujer maravillosa, Marguerite Bourgeoys, y encontrar en ella a su mentora y amiga.

¿Cómo hago esto?

  1. Seleccione un día de la semana que cree que pueda funcionar para usted cada semana y lea el material presentado.
  2. Reflexione las preguntas sugeridas y si desea tome notas cortas.
  3. 3. Si puede, regrese a estos pensamientos unas cuantas veces durante la semana.

Recuerde, entre más tiempo dedique a esto, más podrá obtener de ello. Si su deseo es conocer a alguien — en este caso, a una mujer maravillosa y también a Dios — aún más maravilloso, Dios puede trabajar y trabajará en nosotros si le damos el tiempo y espacio para hacerlo.

Recuerde, al hacer este retiro usted no está solo.

1.er mes
María le «sonríe»
a Marguerite Bourgeoys:
Estar atentos

2.o mes
Marguerite Bourgeoys
se une «al grupo»: Decisión

3.er mes
Marguerite Bourgeoys busca
el sueño de Dios:
Respuesta

4.o mes
Marguerite Bourgeoys
es invitada a
Ville-Marie:
Escucha

8.o mes
Marguerite Bourgeoys
recibe a las
«Filles du Roi»:
Tendiendo la mano

7.o mes
Marguerite Bourgeoys
abre su escuela:
El comienzo

6.o mes
Primeros años de
Marguerite Bourgeoys
en Ville-Marie:
Adaptación

5.o mes
Marguerite Bourgeoys
viaja a
Ville-Marie:
Confianza

9.o mes
Marguerite Bourgeoys
regresa de nuevo
a Francia:
Growing

10.o mes
Estructuras
y otros dolores
de crecimiento:
Cambios

11.o mes
Los años oscuros de
Marguerite Bourgeoys:
Aguantando

12.o mes
Los años finales de
Marguerite Bourgeoys:
Dando todo

 

La Congregación de Notre-Dame de Montreal todavía está floreciendo, todavía está tratando de abordar estas necesidades, un verdadero testimonio del poder de Dios vivo y muy presente en medio de nosotros. Entre 1932 y 1981, nuestras líderes respondieron en fe y confianza para solicitar – generalmente a obispos extranjeros – que abrieran misiones lejanas. La Congregación ahora se encuentra en ocho países de cuatro continentes.
[  Texto completo]

Al acoger a las «Filles du Roi» (hijas del rey) y a muchas otras en Ville-Marie, Marguerite estaría contenta de que el programa de personas asociadas también está floreciendo ahora. ¡Más de 900 personas asociadas! – mujeres y hombres que desean compartir nuestra espiritualidad de la Visitación y ser parte de nuestro compromiso con las demás personas, ahora se unen a nosotras para servir al pueblo de Dios en Camerún, Canadá, Centro América, Francia, Japón y los Estados Unidos. Para leer más acerca de este programa visite nuestra sección de «personas asociadas» en nuestro sitio web (http://www.cnd-m.org/es/personas_asociadas/).

Todas nosotras somos ante todo cristianas, y como CND, nuestra manera de responder a nuestro llamado bautismal es la vida religiosa. En estos tiempos de incertidumbre y falta de aceptación de muchos, la vida religiosa apostólica es excitante y desafiante. Estamos aprendiendo una manera nueva de ser mujeres de la iglesia, llamadas a amar esa iglesia aunque, al igual que nosotras, todavía no es la iglesia que Cristo pide que sea. Como peregrinos en una jornada, estamos aprendiendo de la sabiduría de los demás peregrinos. Hemos aprendido a escuchar mejor, basados en un sentido de nuestra humanidad y abrazando el diálogo realista sobre la iglesia y su misión cambiante. Al igual que Marguerite, algunas veces solamente tenemos una respuesta: ¡compasión!

La sociedad puede florecer eficiente y efectivamente solamente si sus mujeres son felices y están sanas. Entonces ellas podrán cuidar de sus hijos, para que también puedan florecer. Marguerite sabía esto, y nosotras, las hermanas y personas asociadas, estamos tratando de vivir su carisma, sirviendo al igual que María lo hizo con las necesidades de nuestro mundo, vivir las Buenas Nuevas de Jesús en nuestro tiempo de la manera que ella lo hizo. Estamos haciendo esto en nuestro propio medio especialmente por medio de todas las formas de educación en la fe y en la justicia, así como a través de las redes sociales y a través de acciones no violentas.

Sin embargo, al igual que en otras comunidades religiosas, las hermanas de la Congregación ahora son menos en número de lo que eran durante la histórica anomalía de la posguerra en los Estados Unidos y Canadá. En una iglesia que ha abierto muchas otras oportunidades para el ministerio de la mujer, en la actualidad muy pocas ingresan. Si está interesada en saber cómo podría encontrar un hogar y un ministerio/carrera fascinante dentro de nuestra iglesia y entre nuestras miembros – en Bélgica, Camerún, Canadá, El Salvador, Francia, Guatemala, Honduras, Japón, Trinidad y los Estados Unidos, puede buscar en el mismo sitio (cnd-m.org).

¡Feliz búsqueda!

[ ] Y si verdaderamente desea saber más acerca de la vida y legado de Marguerite Bourgeoys

definitivamente recomiendo los dos volúmenes de la biografía escrita por Patricia Simpson, CND. Una investigación meticulosa con un estilo fluido - ¡no se puede dejar de leer! Hasta las notas a pie de página son interesantes.

Marguerite Bourgeoys and Montreal: 1640-1665 y Marguerite Bourgeoys and Montreal: 1665-1700.