Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reason

Acogida > Noticias > Artículo

En busca del corazón de Marguerite Bourgeoys Atsuko Nakamoto, CND

Marzo de 2013

Yo soy una hermana de la Congrégation de Notre-Dame (CND). El 1 de abril de 2013 salí del Japón para realizar una misión de un año como miembro de la Comunidad Internacional ubicada en la Casa Madre en Montreal.

Primero, permítanme introducirles brevemente la historia de la CND en Japón. Fue en 1932 que cinco hermanas francocanadienses cruzaron el océano Pacífico a petición de un Obispo Dominico canadiense encargado de la Iglesia Católica en el distrito de Tohoku en Japón. Las hermanas establecieron su misión en la ciudad de Fukushima, un pequeño pueblo agrícola ubicado 240 km al noreste de Tokio. Aunque las hermanas de habla francesa casi no podían comunicarse con la población local, fueron acogidas amablemente por el pequeño grupo de católicos así como por los no católicos, sin importar su religión.

+ Detalles

Mes de Junioras - semana 1

Continuar la lucha contra el tráfico ¿David contra Goliath?

Entrevista con hermana Pierrette Boissé, CND

 

 

Desde casi diez años, usted es responsable de los asuntos del tráfico humano por la Congrégation de Notre-Dame. Cómo llegó a trabajar en este dossier?

Desde sus primeros inicios la orientación hacia la justicia social estuvo presente en la misión de la Congrégation de Notre-Dame. Sin embargo, a lo largo de los últimos decenios, nos hemos comprometido a tomar posición y a actuar visiblemente por la justicia, la paz y la protección de la creación. En el contexto de esta prioridad, fui nombrada coordinadora de la justicia social a la Congregación y delegada a UNANIMA Internacional. Cuando terminó mi mandado, empecé a asumir la responsabilidad del asunto relativo al tráfico. Es sin duda mi compromiso de quince años con las Primeras Naciones de Colombie-Britanique que me llevo a implicarme en este dossier. Habiendo visto de cerca las condiciones de vida de las mujeres autóctonas, yo sé pertinentemente que las mujeres autóctonas son mucho más a riesgo que las mujeres no autóctonas de ser víctimas de violencia grave, asesinadas, o de caer en la trampa del tráfico y de la prostitución.

 

+ Detalles

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada