Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonInforme sobre el comienzo del cristianismo en Japón

Acogida > Noticias > Artículo

Informe sobre el comienzo del cristianismo en Japón

Akiyo Yonemoto, CND, et Suzy Makougoum Kingue, CND

El padre Yoshiki Sekiya, religioso salesiano, comenzó nuestra reunión con una Misa en la que la hermana Augustine Mathuendem renovó sus votos. Después del Oficio Divino tuvimos el placer de escuchar al padre tocar y cantar las canciones de su infancia. Después de escuchar estas bellas melodías entramos en la presentación.

Cabe señalar que los jesuitas fueron los que introdujeron el cristianismo en Japón, particularmente Francisco Javier en 1549. Él decidió visitar a los señores feudales que tienen el poder; 30 000 fueron bautizados. Luego comienza la evangelización de Japón desde arriba para luego moverse hacia abajo. Él evangeliza a los señores feudales y al pueblo japonés, ricos o pobres. La enseñanza de la religión cristiana fue prohibida entre 1596-1597 y crucificaron 26 mártires en Nagasaki. El shogunato Tokugawa prohibió el cristianismo. Los misioneros fueron expulsados y con la represión cristiana el país fue cerrado en 1641. Nadie podía entrar ni salir del Japón. Ningún japonés podía salir bajo pena de muerte y ningún extranjero podía entrar al Japón.

Las perspectivas religiosas de los japoneses hoy en día

Cabe mencionar que en Japón el 36 % de la población practica su fe. El budismo representa 31 %, el cristianismo 1 % y el 4 % restante son los que dicen «creer en una religión». ¡Los japoneses tienen fe! La cantidad de personas que dicen creer en una religión no ha cambiado porque la fe se transmite en la familia. Muchos japoneses van al templo una vez al año, hay una fiesta para los japoneses y la fiesta más amada es la Navidad.

Características de los japoneses

Nos atrevemos a decir que los japoneses son personas respetuosas, honestas, muy obedientes, sinceras, muy educadas y cumplen las reglas. Tienen una puntualidad sin igual y promueven el espíritu de grupo; de naturaleza tímida y reservada, los japoneses no muestran mucho sus emociones ni sus sentimientos. Siempre están sonriendo, pero hay que tener cuidado porque es sólo la apariencia. Son personas que, en público, tratan de estar en armonía entre sí, por lo que las discusiones avanzan muy rápido con los demás. También podemos señalar que el lugar de la persona es importante, pero el lugar de la mujer no lo es, porque está para el hogar y a menudo las que van a la escuela o que trabajan se retiran después de un embarazo. Es importante señalar que es un pueblo con una cultura de vergüenza, que es diferente a la cultura del pecado. No admite los errores, no se equivocan. Les gusta guardar su dignidad…

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada