Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonLa educación de la mujer japonesa: ayer y hoy

Acogida > Noticias > Artículo

La educación de la mujer japonesa: ayer y hoy

Andrée Maheu, CND, y Agnes Ngo Nken, CND

En Japón, donde la educación superior comenzó tarde, en el comienzo de la educación superior para mujeres había dos modelos.

El primer modelo fue creado con la llegada al Japón de los primeros cristianos europeos y estadounidenses. En esa época, la educación se centraba en la enseñanza del inglés. Nuestra escuela CND perteneció a este modelo.

El segundo modelo fue creado por una pionera llamada Umeko Tsuda. En 1871, a la edad de 6 años, se fue a los Estados Unidos y recibió su educación en Washington D.C. Después de su educación, regresó a Japón y trabajó como maestra en una escuela para mujeres que estaba reservada para las llamadas mujeres nobles. Umeko se dio cuenta que la educación que se ofrecía era anticuada. Estaba centrada en ayudar a las mujeres a convertirse en buenas esposas y buenas madres.

En julio de 1900 se inauguró la Women's English School, ahora llamada Tsuda College. Era una escuela pequeña donde la educación era gratuita para todas. En esta escuela, la atención se centró en educación para todas las mujeres

Estos cursos progresivos de alto nivel debían impartirse de manera gratuita. Esta sería la base de la educación moderna para las mujeres.

Después de la Segunda Guerra Mundial, todos los colegios de hombres se volvieron mixtos. En 1946, la Universidad de Tokio dio la bienvenida a sus primeras 19 estudiantes femeninas. Estas mujeres fueron pioneras valientes al entrar en una universidad sólo para hombres y tratar de tener una vida mejor para ellas mismas. Tuvieron que subir una cuesta empinada para encontrar su lugar en la universidad más difícil de Tokio. Su primer tema de negociación con el presidente de la universidad fue la instalación de baños para mujeres.

Aunque se trataba de una escuela mixta, había una diferencia significativa entre los ambientes en que los alumnos recibían su educación. Si bien las pruebas de ingreso eran idénticas, había desigualdades. Era muy difícil que las mujeres tuvieran éxito. De 298 estudiantes, sólo el 2.1 % eran mujeres. Aquellas que tuvieron éxito tuvieron problemas para encontrar su lugar en la sociedad. Eran una carga para la sociedad. Además, la educación que obtuvieron no satisfacía sus necesidades.

Luego se creó una universidad para mujeres. Se caracterizaba por un ambiente especializado que permitía a las alumnas cursar estudios superiores. La educación se dividió en dos categorías: liberal y profesional. La educación profesional incluía aptitudes como las del cuidado de los niños y la nutrición, mientras que la educación liberal incluía aptitudes en comunicación, lingüística y tecnología de la información.

Desde los años ochenta, la actitud de las alumnas hacia las ciencias sociales ha mejorado.

Desafíos para la educación futura de las mujeres

Japón es una sociedad en la que todavía existen diferencias de género. En el 2018, ocupaba el puesto 110 en el índice de brecha de género. En la actualidad, el porcentaje de mujeres en puestos directivos es bajo. En las escuelas mixtas, las probabilidades de que una alumna se convierta en directora son la mitad de altas que en las escuelas de niñas. Sin embargo, cualquier alumna puede ser directora de una escuela para niñas. Los colegios para niñas ofrecen un ambiente donde es posible enfocarse en la vida estudiantil sin tener que preocuparse por el sexo opuesto. En el futuro, se debe hacer énfasis en el desarrollo del liderazgo de las mujeres.

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada