Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonVisita a Fukushima del 26 al 29 de julio de 2019

Acogida > Noticias > Artículo

Visita a Fukushima del 26 al 29 de julio de 2019

Bernadette Mekouanga, CND, y Jeannette Daïdouwé, CND

Nuestra primera parada en Fukushima fue el Sakura no Seibo Junior College, bajo la dirección de la Sra. MINAMI NISHIUCHI y propiedad de nuestras hermanas. Nuestras hermanas, la directora, todos los estudiantes y el personal nos dieron una calurosa bienvenida. Nos ofrecieron todo tipo de golosinas. Después de una visita guiada por la escuela, nuestras hermanas nos hablaron sobre los orígenes de la escuela. Una vez terminada la visita, la Sra. Minami nos habló sobre la escuela y la situación de la educación de las mujeres en Japón. Luego siguió un juego de preguntas y respuestas. El Padre Aimé y Julie nos sirvieron de intérpretes. Cada una de nosotras recibió una bolsa de regalos con el sello "Sakura no Seibo Junior College". Nos reunimos y compartimos con los estudiantes de la escuela y participamos en un juego. Luego tomamos fotos en un ambiente muy amigable y agradable. Los estudiantes nos dieron una presentación musical que apreciamos mucho. Luego partimos de la escuela.

Después de visitar la escuela secundaria, fuimos al hotel "TOYOKO INN" donde nos quedamos durante nuestra estancia en Fukushima. Una vez completado el "check-in", cada pareja de hermanas regresó a su habitación para familiarizarse con el lugar. Las hermanas nos llevaron al centro comercial más cercano para hacer algunas compras y para cenar. Así terminó nuestro primer día en Fukushima.

Día 2

Comenzamos el día después de una noche de reposo, un tiempo de oración personal y un buen desayuno. La primera visita: Aizu, la ciudad samurái; dirección, la escuela Nisshinkan. Esta escuela ha existido desde el período Edo. Recibe estudiantes desde los 10 años. El plan de estudios incluye lecciones de conocimiento general, caligrafía japonesa, astronomía, etiqueta, religión, natación, entrenamiento militar, etc.

Fuimos recibidos por el director, quien nos habló de los méritos de su escuela y nos dijo que es una muy prestigiada escuela. Habló de las reglas que todo samurái debe seguir:

- Obedecer a las personas mayores

- Respetar a las personas mayores

- No mentir

- Actuar siempre con valentía

- No perseguir a los más vulnerables

- No comer fuera de la casa

- No hablar con el género femenino.

En resumen, no hacer lo prohibido.

Dentro de la escuela hay cuatro reglas que cada estudiante debe respetar:

- Respetar a los padres

- Comer después de los padres

- Despedirse al salir de casa

- Dar su itinerario al salir de la casa.

Esta escuela recibe a los mejores estudiantes. Después de visitar los edificios de la escuela, fuimos a la tienda donde compramos algunos recuerdos. Lo importante es recordar que los samuráis son personas sumamente orgullosas que no soportan la humillación del fracaso. Ellos viven la cultura de la victoria, no del fracaso. Para ellos es mejor morir que ser humillados. El suicidio es considerado una muerte heroica.

Después de la escuela, fuimos a visitar una residencia típica samurái.

Nuestra tercera visita fue al templo y la ceremonia del té. Aprendimos mucho sobre la historia de los samuráis.

La última visita del día fue al convento para cenar con nuestras hermanas. La bienvenida fue muy cálida y amistosa. Hubo alegría cuando María – nosotras – saludó a Isabel – nuestras mayores. La comida fue rica, variada, abundante y deliciosa. Nuestras hermanas mayores se alegraron de recibirnos y compartir con nosotras la comida. El buen humor se hizo evidente en las conversaciones a pesar de la dificultad del idioma. Nos entendimos por amor. Terminada la comida, rezamos juntas; nos tomamos fotos, luego nos dieron regalos. Finalmente, nos despedimos y partimos. Este fue el segundo día.

Día 3

A las 9:00 a.m., fuimos a la parroquia del padre Aimé para la Misa dominical. El Padre nos presentó por país y grupo de idioma. La homilía se hizo en los cuatro idiomas de la congregación: inglés, francés, español y japonés. Los feligreses estaban contentos de vernos y de orar con nosotras. Nuestras hermanas nos esperaban para almorzar, comida que honramos con gran apetito. Cuando terminó la comida, subimos al segundo piso para ver el programa en la televisión nacional sobre nuestra visita al Sakura no Seibo Junior College, cuando llegamos a Fukushima. Luego nos reunimos para tomarnos fotos, abrazarnos y despedirnos.

Destino, el huerto de melocotones. Esta visita al huerto finalizó con una degustación. ¡Mmm!.... ¡Estaban muy sabrosos!

Después de visitar el huerto nos dirigimos a Chofu. La madre Endo y las demás hermanas nos recibieron en la parada del autobús con alegría. El conductor era excelente. Después de cenar en el camino, tuvimos la alegría de probar las frutas, la ensalada y algunos bocadillos preparados por las hermanas. Cada una de nosotras regresó a sus habitaciones para un sueño reparador. Este fue nuestro último día.

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada