Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonEncuentro de mujeres en la parroquia Santa Bárbara, Honduras

Acogida > Noticias > Artículo

Encuentro de mujeres en la parroquia Santa Bárbara, Honduras

Clara Marina Quintanilla, CND

Este encuentro fue una experiencia colectiva vivida desde la fe y la práctica cotidiana de ser mujeres.

Hace cinco años comenzamos a reunirnos una vez al mes con algunas animadoras de las aldeas. También nos reunimos una vez al año, de ochenta a cien mujeres de distintas aldeas, para celebrar y compartir nuestra pastoral de mujeres rurales.

Este año se programó un encuentro de mujeres a nivel parroquial para el mes de marzo. Para organizarlo formamos una comisión con las mujeres del área urbana. A la primera reunión llegaron dos mujeres, una de ellas enfermera que conoce de cerca la realidad de las niñas embarazadas y la otra, una maestra de uno de los institutos públicos más criticados del municipio de Santa Bárbara. En este primer encuentro pude conocer quienes eran las dos mujeres que estaban interesadas y el porqué de su interés. Regresé conmovida, empatizada con estas dos mujeres que a diario escuchan, ven y viven junto a las mujeres la impotencia y la crueldad del abuso y violencia machista y patriarcal en sus ambientes.

 Ese día decidimos el esquema del encuentro, haríamos una caminata como símbolo para mostrar que no podemos quedarnos paralizadas ante el dolor, que caminamos en sororidad con otras mujeres del país y del mundo que luchan por hacer visible la violencia real que viven las mujeres, niñas y niños. Esta caminata tendría cinco estaciones. En la primera daríamos a conocer el objetivo. En la segunda una mujer del área rural haría una plegaria sobre la bondad de las mujeres. La tercera estación sería otra plegaria sobre las bienaventuranzas de las mujeres leída por una mujer de la zona 3. En esta estación se leyó el informe de CONADEH en relación a la situación de derechos humanos en el país y los datos registrados sobre la violencia municipal. Este informe revela que el 37% de las denuncias corresponde al total de denuncias recibidas porque las mujeres decidieron romper el silencio. En la cuarta estación se dio lectura a un poema de las mujeres bíblicas de Elizabeth Shussler, representada por la zona uno. La quinta estación le correspondió a la zona cuatro con un extracto de la reflexión de Lucas 10, 38-42 Marta y María: mujer trabajadora y mujer pensadora en la iglesia (mujeres iglesia de Chile).

Así llegamos a la iglesia para vivir una bonita Eucarística cuyo símbolo fue el círculo de velas que se encendieron por las distintas situaciones que afectan la vida de las mujeres.

Las personas de las cuatro zonas prepararon almuerzo para todas las personas que llegaron de las aldeas y de las cuatro zonas. Este fue un compartir sencillo, solidario, sororal y fraterno donde algunos hermanos colaboraron en repartir y atender a las participantes.

Se realizó un conversatorio con representantes del ministerio público, la fiscalía de la mujer y representantes de los derechos humanos.

En esta experiencia donde se integraron mujeres a la comisión preparatoria, incluyó abrirnos a la escucha de nuevas experiencias de las mujeres que integramos la comisión. Este se convirtió en un ambiente empático de escucha de las unas a las otras.

La última en incorporarse al equipo fue Miriam de la zona tres. En el 2008 le asesinaron una hija, Diana Liseth Reyes. Esta es una historia profundamente conmovedora, que quedó en la impunidad. Ese día decidimos que Diana Liseth sería la mujer que representaría a las mujeres que han sido asesinadas en este municipio.

Al revisar esta actividad, siento que en el 2014 nació una iniciativa a raíz de un curso de Teología Feminista, donde se me pidió la formación de mujeres “populares”. La pregunta era, ¿Cómo alfabetizar en feminismo? De aquí nació la idea de un programa radial, “Con mirada de mujer” en Radio Actualidad.  Luego dimos otro pasito, Claudia Margarita, Mariana y yo hablamos con el párroco sobre la posibilidad de activar la pastoral de la mujer. En agosto de 2014 se realizó la primera convocatoria a la mujer del área rural.  Comenzamos la formación teológica espiritual feminista con un grupo de 80 a 100 mujeres que venía el último domingo del mes. Era una verdadera fiesta y gozo compartir, celebrar y autoformarnos. En este espacio han participado todas las hermanas CND que han formado la comunidad: Claudia Margarita, Mariana, Monique Courschesne, Idalia Nieto, Silvia Leticia y Violaine Paradis. Cada una ha puesto su color al espacio de participación y reflexión femenina.

En este momento, las inquietudes continúan, la necesidad de profundizar quienes somos como mujeres cristianas, rurales y urbanas; la necesidad de reunirnos y conocer mejor los convenios legales, darle nombre a la violencia doméstica y la violencia intrafamiliar; y la necesidad de escucharnos mutuamente, de sanar, de aprender a cuidarnos nosotras mismas… han sido las voces escuchadas en el conversatorio.

Gracias a todas que han aportado a este camino de visitaciones.

 

 

 

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada