Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonCelebración del Día de la Internacionalidad CND, 16 de noviembre de 2017

Acogida > Noticias > Artículo

Celebración del Día de la Internacionalidad CND, 16 de noviembre de 2017

Visitation Province

«¿Cómo debemos vivir hoy?»

(Orientación CND 2016-2021)

Líder: Estamos reunidos en el Espíritu que se encuentra en lo más profundo de nuestro ser y a nuestro alrededor.

Oración inicial: (Todos) Espíritu creador amoroso, te agradecemos tus abundantes bendiciones mientras nosotras, las hermanas y las personas asociadas, nos reunimos en Camerún, Canadá, El Salvador, Francia, Guatemala, Honduras, Japón y Estados Unidos para celebrar nuestra identidad internacional.  

*Contemplación silenciosa [5 minutos] (cuenco tibetano para iniciar y finalizar la contemplación)

Una voz:.....

Quizás este es el momento de enraizarnos más profundamente en quien realmente somos, para arraigarnos tanto en el amor de Dios que nos permita hacer el trabajo de amor y energizarnos para salir de nosotros mismos a donde hay necesidad, a las periferias…..

..... Somos bendecidos en este tiempo en nuestra historia por haber recibido llamadas de nuestro Capítulo que tienen el potencial de ayudarnos a remover la tierra alrededor de nuestras raíces y de permitir que nuestras raíces vayan aún más profundo. Estas llamadas tienen lo que se necesita para recuperar energía mientras avanzamos en nuestra jornada…..

….. El maravilloso espíritu de alegría, amor y contemplación que estuvo presente durante el Capítulo no deja de resonar por toda la Congregación.…..  (Circular N.o 1, Diciembre, 2016)

*Contemplación silenciosa [5 minutos]

(cuenco tibetano para iniciar y finalizar la contemplación)

Llamadas del Espíritu: “Pausa para orar” después de cada llamada

Enraizadas en Jesucristo, en amor y compasión, nosotras, las hermanas y personas asociadas CND, nos arriesgamos en diálogo contemplativo a: Vivir la interculturalidad. Enfrentar nuestros propios miedos y vulnerabilidades. Estar abiertas y celebrar la diversidad entre generaciones, culturas, actitudes, estructuras. (Orientación CND 2016-202

Ir a las periferias, en espíritu de mutualidad y colaboración, responder con esperanza a los gritos de nuestro mundo.  (Ibid)

Honrar y respetar nuestra “Casa Común.” Tomar acciones concretas para resistir a las fuerzas de destrucción y promover la vida en todas sus formas. (Ibid) 

Porque el futuro al que nos enfrentamos es uno que debemos abrazar juntos, yo creo que el poder de participar en una práctica contemplativa comunitaria puede transformar la dinámica de nuestras relaciones e impulsar el poder del AMOR. (“The Call to Live Love in the 21st Century,” Nancy Sylvester, IHM, LCWR Documentos ocasionales – Invierno 2017)

La misión de la vida religiosa implica, de modo necesario, la vida comunitaria. Yo insisto en esto porque frecuentemente escucho discusiones sobre: ¿Qué es primero en la vida religiosa? ... ¿Es acaso la vida comunitaria? ¿Es acaso la dimensión contemplativa? ... ¿o será la misión? ... Pero yo creo que la misión sin la dimensión contemplativa y sin la comunidad no tiene ningún significado para la vida religiosa porque la misión de la vida religiosa es crear comunidades del Reino: es abrir y ofrecer espacios para comunidades del Reino, para la unión Eucarística del Reino. (Simon Pierre Arnold OSB, Capítulo General 2016)

El fundamento de la misión, nuevamente, es místico y es por eso que no podemos separar la comunidad, la experiencia mística y la misión. Todos son uno ... todos son uno ... son inseparable. De ahí la pregunta: «¿De qué puedo dar fe?» Esta es la pregunta fundamental. De lo contrario, podemos hacer cosas extraordinarias, cosas nuevas, ser muy eficientes: ser buenos educadores, buenos trabajadores de la salud, excelentes teólogos, pero si no tenemos este “shock”, si no podemos dar cuenta de, ser testigos del “shock” (impacto) fundamental de la persona de Jesús, nuestra misión no tiene futuro. (Ibid)

Actualmente la Gran Obra es llevar a cabo la transición de un período de devastación humana de la Tierra a un período donde los humanos estén presentes con el planeta de una manera mutuamente provechosa. (The Great Work, Thomas Berry)

Es verdad que todo lo que más he deseado siempre y que sigo deseando más ardientemente, es que el gran precepto del amor a Dios por encima de todas las cosas y al prójimo como a sí mismo sea grabado en todos los corazones. ¡Ah! si pudiera grabarlo especialmente en el mío y en el de mis hermanas, sería el colmo de mis deseos. (Marguerite Bourgeoys, EMB)

Todos(as): ¿Cómo entonces debemos vivir hoy?

*Cuenco tibetano

La líder invita a las personas reunidas a ofrecer UNA palabra o UNA frase que la ha tocado a ella o a él.  (Este no es un momento para dialogar.)

*Cuenco tibetano

Oración final: Guardamos en nuestro corazón todas las necesidades de nuestro mundo, mientras oramos nuestro Magníficat.

MAGNÍFICAT (Rose Mary Sullivan, CND y Mary Ann Rossi, CND, Blessed Sacrament Province)

Todos(as): Todo mi ser proclama la grandeza de nuestro Dios.Una voz:Cuya fiel compasión y amor me dan vida.

Todos(as): ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?

Una voz: En el nombre de Dios, apoyaré al pobre y seré un eco de sus clamores.

Escuchen, mis hermanas y hermanos, mi canto de esperanza por la venida del Reino de Dios.

Todos(as): Cuando llegue ese día,

Una voz: Nuestro mundo será un lugar donde se valore la diversidad y se abolen las divisiones ar­bitrarias.

Todos(as): Cuando llegue ese día,

Una voz: Los seres humanos vivirán libres de todas las formas de violencia y nadie será víctima del odio o de la ira.

Todos(as): Cuando llegue ese día,

Una voz:Las personas de bien se unirán para desafiar las estructuras sociales injustas y nadie sufrirá de la dominación de otros.

Todos(as):Cuando llegue ese día,

Una voz:Las instituciones y políticas monetarias internacionales favorecerán el bienestar de la mayoría en lugar de favorecer a unos pocos, y el pobre tendrá un lugar privilegiado en el banquete.

Todos(as):Cuando llegue ese día,

Una voz: Todos reverenciaremos la creación como un regalo vivo que debe ser atesorado en lugar de ser una comodidad que debe ser explotada. Aquellos que se han ido antes de nosotros han sido testigos de la misericordia de Dios. Nosotros hemos experimentado esa miseri­cordia en nuestras propias vidas.

Todos(as): Si la visión llega lentamente, esperaremos; ya que VENDRÁ.

Una voz: Sabiendo que Dios es fiel, decidimos vivir como mensajeros de esperanza para nuestro propio tiempo y para las generaciones venideras. Amén.

Todos(as): Intercambiemos ahora un signo de paz.

Enraizadas en Jesucristo cultivemos el amor y la compasión.Todos(as): Santísimo amado, te agradecemos la gracia de celebrar nuestra identidad internacional. Que podamos ser bendecidos por un enraizamiento más profundo en Cristo Jesús. Te lo pedimos unidos a María y Marguerite. Amén.  

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada