Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonDesvelamiento de una lápida conmemorativa: Homenaje a los Sacerdotes de San Sulpiciano

Acogida > Noticias > Artículo

Desvelamiento de una lápida conmemorativa: Homenaje a los Sacerdotes de San Sulpiciano

Stéphanie Manseau

« La Congrégation de Notre-Dame rinde homenaje a los Sacerdotes de San Sulpiciano de Montreal que, antes de cederle la capilla Notre-Dame-de-Bon-Secours en 2014,

han manifestado un sostén constante a lo largo de los siglos.

Este sitio histórico es un lugar católico de peregrinaje que su Santa fundadora ,

Marguerite Bourgeoys, dedicó, en el mediados del siglo XVI, a la devoción a la Virgen María,

Madre de Jesús Cristo, el Hijo de Dios.

Esta lápida fue descubierta el 20 de septiembre2017, día del aniversario del nacimiento del señor Jean-Jacques Olier, fundador de la Compañía de los Sacerdotes de San Sulpiciano.

Subraya el 360° aniversario de la llegada de los primeros misioneros Sulpicianos en Montreal

y el 375° aniversario de la fundación de la Compañía en Paris. »

 

De hecho es el 19 de octubre que tuvo lugar la ceremonia del desvelamiento oficial de la lápida conmemorativa que las Hermanas de la Congrégation de Notre-Dame hicieron instalar en la entrada de la capilla Notre-Dame-de-Bon-Secours.

Stéphan Martel, director interino de la capilla y del Museo Maguerite-Bourgeoys

Stéphan Martel, director interino de la capilla y del Museo Maguerite-Bourgeoys mencionó que la misión de Marguerite Bourgeoys, de ir hacia las personas y acogerlas , se vive siempre en la capilla y eso, desde 1678.

La hermana Agnes Campbell, líder de la Congrégation de Notre-Dame

La hermana Agnes Campbell, líder de la Congrégation de Notre-Dame, a su vez recordó que los sacerdotes sulpicianos, llegados en 1667, querían hacer de la misión de Montreal una parroquia. El conjunto de la colonia fue implicado en la construcción de la capilla y el hecho de reunir a los colonos, y de darles un lugar en dónde rezar en comunidad, es sin duda según la hermana Agnes uno de los más grandes legados de Marguerite Bourgeoys a Montreal. En el partenariat que ha unido Les Soeurs de la Congrégation de Notre-Dame y la Compañía de los Sacerdotes de San Sulpiciano durante algunos 360 años, vivían este mismo deseo de reunir y apoyar esta sociedad naciente, de desarrollar un verdadero espíritu de comunidad.

El señor Jacques d’Arcy, superior provincial de los Sacerdotes de San Sulpiciano

El señor Jacques d’Arcy, superior provincial de los Sacerdotes de San Sulpiciano, ante todo agradeció a las hermanas por el homenaje ofrecido a la Compañía por el cuidado que los Padres han llevado a la capilla, lugar de peregrinaje de su fundadora. El deseaba expresar a su vez un vivo reconocimiento a la Congregación. Los sacerdotes sulpicianos han contribuido con su dinero y su ardor infatigable a proteger la capilla y a mantener su misión cuando, por ejemplo, hubo que construirla de nuevo después del incendio, cuando todavía fue amenazada por la urbanización y el desarrollo del puerto de Montreal. 

La lápida conmemorativa certifica y testimonia de la colaboración de las hermanas de la Congrégation de Notre-Dame y de los Sacerdotes de San Sulpiciano, que sabrá continuar en el futuro. Así, el señor d’Arcy habló de la capilla como de un centro de irradiación espiritual, un areópago de evangelización, un lugar viviente, siempre vinculado al movimiento de la Escuela de espiritualidad francesa.

La hermana Danielle Dubois

Es entonces, con las palabras de Jean-Jacques Olier, fundador de la Compañía de los Sacerdotes, que la asamblea ha continuado la celebración de la oración. Como le mencionaba nuestra maestra de ceremonia, la hermana Danielle Dubois, esta ceremonia de gratitud sería incompleta si no expresaríamos nuestro agradecimiento a Dios que permitió este obra y esta colaboración.

La lápida ha sido desvelada por la hermana Agnes y el señor Jacques d’Arcy y la ceremonia se terminó al son del Laudate Dominum acompañado al órgano. Un vino de honor en la cripta de la capilla concluyó este encuentro en la convivencia y la gratitud.

 

Los señores Jacques d’Arcy, pss, Jaime Mora, pss y la hermana Arlita Matte, CND

Hermana Ercilia Janeth Ferrera Erazo, Hermana Ona Bessette, Hermana Sophie Mbougoum

Fotos: Marie-Claire Dugas 

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada