Acogida > Nuestra historia > Los principios

Al principio… la travesía: atravesando el océano

La travesía de un océano

La Congrégation de Notre-Dame de Montreal toma su origen en un viaje empezado en 1653 por Marguerite Bourgeoys, una mujer de la provincia de Champagne en Francia. Decidió cruzar el océano ese año con el fin de participar en el desarrollo de Ville-Marie, una minúscula colonia a la orilla del río San Lorenzo, en el Nuevo Mundo. Los fundadores de Ville-Marie (ahora Montreal) esperaban que esta nueva sociedad se pareciera a las primeras comunidades cristianas; y la responsabilidad particular de Marguerite en la colonia sería la educación de las mujeres autóctonas y francesas.

La inspiración y el modelo de Marguerite para este viaje, para su obra y para toda su vida fue María, la madre de Jesús que se desplazó para llevar el mensaje de Dios a su prima Isabel y que estaba presente con los demás discípulos en el nacimiento de la Iglesia, al momento de la venida del Espíritu Santo, en Pentecostés.

Y desde entonces…

Desde hace más de tres siglos, en cada generación, muchas mujeres se han sentido llamadas a vivir según el espíritu que inspiró a Marguerite Bourgeoys y a comprometerse en pos de ella en la misma misión y en la Congregación que fundó. A las cuatro mujeres que Marguerite había reclutado en 1659, luego se les unieron otras, nacidas en Francia o en Nueva Francia, así como algunas amerindias. En los años y los siglos que siguieron, algunas canadienses de habla francés y de habla inglés, americanas, japonesas, latinoamericanas y, más recientemente, africanas del Camerún han querido seguir los pasos de María, en la Congregación de Marguerite. Actualmente la Congregación cuenta con aproximadamente 830 miembros.

Desde su llegada a Ville-Marie, Marguerite Bourgeoys vivió y trabajó muy de cerca con los demás colonos. Actualmente, la Congregación practica todavía la colaboración de múltiples maneras: pero, especialmente, se ha enriquecido de la presencia de alrededor de 860 personas asociadas, mujeres y hombres que encontramos en todas partes donde viven las hermanas de la CND.


© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada